Foto: Albacete Basket. Partido de ida.

Llegó la última jornada de esta temporada 2018/2019. En esta ocasión, el equipo albaceteño se enfrentaba contra el Baskonia en su cancha. Albacete Basket, debido a algunas bajas, viajaba tan solo con 7 jugadores. Baskonia llegaba al encuentro con la presión de la posibilidad de descender, por lo que buscaban la victoria a toda costa. Albacete Basket, por su parte, tenía ya la salvación matemática. Sin embargo, fue un partido ajustado de principio a fin. Nuestro equipo quiso darlo todo hasta el último partido. Finalmente, no pudo conseguir la victoria con un resultado de 70-65.

Durante la primera parte del partido, los nuestros se colocaban por delante en el marcador gracias a su intensa defensa y la visión de juego de los nuestros que dominaban el ataque con asistencias que acababan en canasta. Aun así, ninguno de los dos equipos se encontraba demasiado acertado en anotación gracias a las insistentes defensas que lo ponían muy complicado para poder anotar. Por lo que el partido se fue al descanso con un resultado de 29-34.

En los dos últimos cuartos, el equipo albaceteño comenzó demasiado relajado y supuso una oportunidad para el equipo rival que saltaba al contra ataque para colocarse por delante en el marcador. La falta de rotación fue una desventaja para el equipo de Alfredo Gálvez que tras el cansancio de los jugadores no llegaban bien a las ayudas y cometieron faltas que se convertían en tiros libres para los jugadores del equipo contrario. Este factor fue clave para dictar la victoria del Grupo Eleyco Baskonia.

A pesar de no haber conseguido una última victoria, el equipo peleó hasta el final, destacando en especial Zarko Jukic y Eddy Polanco. Después de esta temporada nos quedamos con los resultados de esta última fase de permanencia donde se cumplía el objetivo marcado con cuatro jornadas de antelación, gracias al buen trabajo de Alfredo Gálvez, Rubén Córcoles y los jugadores que experimentaron un cambio sorprendente que nos hace quedarnos otro año en LEB Plata.

Erica Román y Lucía de la Encarnación.