El Arcos Albacete no pudo sumar la decimotercera victoria de la temporada después de un trepidante partido que se decidió en la prórroga.

El primer cuarto fue de claro dominio abulense. Tras unos primeros de igualdad e incluso de un ligero dominio verde (10-6 min 4), Óbila empezó a entonarse y con distintos parciales abrió una brecha que al final del primer cuarto era de un tamaño considerable. El ritmo anotador de los hoy visitantes era vertiginoso y tras un 2-14 de parcial se situaba con una ventaja de once puntos tras los diez primeros minutos iniciales (14-25).

Arcos intentó acercarse lo máximo posible en el segundo cuarto, pero Óbila no bajaba el nivel ni permitía acercamientos de los locales. Mantenía el nivel anotador, sujetaba a Arcos y fluía en ataque. Pese a todo los nuestros no le perdían la cara al partido y seguían con la misma fe y garra de siempre. Covington y Javi Marín se mostraban atinados en el tiro exterior y mantenían a Arcos en el partido. Con todo, el resultado al descanso era de 37-46.

Que la segunda parte iba a ser otra historia se vio desde el principio de la misma. Volvieron los nuestros de vestuarios con energía renovada, defendían con ímpetu y atacaban con cabeza. Poco a poco iban acortando la desventaja en el electrónico y empujados por una afición de lujo se metieron de lleno en el partido. A mitad del cuarto, tras pelearlo todo, se colocaron a cuatro puntos (52-56 min 25). Óbila volvió a tomar impulso pero no había marcha atrás: Arcos iba a pelear este partido, como ha hecho en todas y cada una de las jornadas de liga, como fieras indomables, como un león que se come a las mariposas. Tras el final del cuarto el resultado era de 61-68 y nos adentrábamos en un emocionante último parcial.

6-2 de parcial en los primeros dos minutos y a solo tres puntos (67-70 min 32) Marín y Covington seguían anotando. Otero, Tunde y Elías se bregaban contra el potente juego interior abulense y la hinchada se dejaba la garganta. Con esos ingredientes se cocinó la igualada, pero los visitantes no lo iban a poner fácil y se revolvieron. Un 3-7 de parcial daba una ventaja que para un equipo normal sería irremontable (70-77 min 37) pero Arcos Albacete no es un equipo más y jamás baja los brazos. Llevado en volandas por una afición que consiguió crear un micro clima en la fría noche manchega, los nuestros endosaron un 7-0 de parcial, empataron el encuentro y lo llevaron a la prórroga. La suerte estaba echada.

La prórroga tuvo dos fases, una de dominio verde, en la que llegó a ponerse cinco arriba (86-81 min 33) y otra en la que mandó Óbila, que endosó un parcial de 8-0 para remontar el partido y llevarse la vitoria a Ávila. El resultado final fue 86 – 89 y Arcos tendrá la oportunidad de resarcirse la próxima semana en la cancha de Basket Navarra.

ESTADÍSTICAS

Presentación de los jugadores del Arcos Albacete

Rueda de prensa de Otero

Rueda de prensa de Gálvez