El equipo de la presente temporada puede ya definirse como el Arcos Albacete Basket de las remontadas. En Navarra una más y victoria de mérito de  “el cuchillo mecánico”.

Comenzó el Arcos con cierta desconexión en ataque, el Basket Navarra lo aprovechaba y sin grandes alardes ofensivos conseguía abrir las primeras diferencias en el marcador (11-6 min. 5).Aún así,el equipo entrenado por Gálvez llevó el partido a su terreno, el baloncesto-control que decía el propio Alfredo en la previa del mismo y cerraba el primer cuarto con 15-15.

Los siguientes diez minutos fueron dominados por el equipo navarro, sólidos en defensa y efectivos de cara al aro rival. Si bien no conseguían despegarse en el electrónico y se decretaba el descanso con una exigua ventaja de cinco puntos (36-31).

A los pocos minutos de volver ambos conjuntos de los vestuarios parecía que el guión del partido estaba ya decidido (48-36 min.5 del tercer cuarto). Navarra pisaba “el acelerador” beneficiados en parte por las molestias físicas que aún acarrea el máximo anotador del Arcos Albacete y de la categoría, Garret Covington.Pero no estaba todo dicho en este duelo de equipos que luchan por la zona noble de la clasificación. Un imperial Javi Marín daba un clinic de baloncesto consiguiendo en el encuentro 19 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias. Excelente trabajo del maño, bien secundado por Babatunde (14 puntos y 6 rebotes en total).

Por enésima vez esta temporada el Arcos Albacete conseguía una remontada estratosférica. Cimentada en un gran trabajo colectivo, una actitud de diez ante la adversidad y unos jugadores que progresan a pasos agigantados con el transcurso de la competición.El equipo albaceteño le daba la vuelta al marcador en los instantes finales, superando rentas adversas en el partido de hasta 13 puntos. El 69-72 definitivo coloca al conjunto verde en una posición privilegiada de cara al tramo final de la liga LEB Plata.Imágenes: Basket Navarra.

ESTADÍSTICAS